Aspectos de tecnología de manejo

El tomatillo, cuya siembra ha cobrado auge en los últimos años, se establece principalmente en dos períodos conocidos como tempranos y tardíos; la primera es en septiembre y la segunda del 1 al 15 de diciembre, por lo que conviene recordar que la distancia entre surcos recomendada es de 1.60 a 1.80 m, depositando la semilla a profundidad de una pulgada.

Al utilizar sembradoras de precisión, es posible obtener una buena población utilizando únicamente una libra por hectárea.

En función de los antecedentes de maleza del terreno y de las condiciones de clima, particularmente en las fechas tardías y cuando el índice de precipitación es elevado, se precisa mantener un programa de control de malas hierbas.

Si la siembra se ha realizado en seco, se recomienda aplicar herbicida en banda de 30 cm sobre el lomo del surco, utilizando 4 litros de Prefar 480 E o 2lt de Debrinol 240 E por ha.

Cuando las plantas tengan de 3 a 4 hojas verdaderas se recomienda realizar el desahije para dejar entre 4 y 5 plantas por metro, que es la población adecuada., mientras que los riegos deben aplicarse en la forma siguiente: Para siembras en seco y después de la aplicación del herbicida, se recomienda aplicar el primer riego para germinación a trasporo y ligero.

Inmediatamente después del desahije debe realizarse el primer cultivo y el cierre de la fertilización, para inmediatamente después aplicar el primer riego de auxilio y los siguientes, en función de las necesidades del cultivo.

En cuanto a las plagas, su incidencia y necesidad de control depende de las condiciones de clima, cultivos vecinos y época de siembra, ya sea temprana o tardía. Las principales plagas pueden requerir medidas de control químico son gusano alfiler, minador de la hoja, gusano del fruto, trips, mosca blanca, pulgones, falso medidor, pulga saltona, gusano peludo, ácaro blanco y trips amarillo.

La cosecha debe llevarse a cabo una vez que el fruto llene completamente la bolsa que lo cubre y se realiza en forma manual.

Al concluir el primer corte, se recomienda la aplicación de clorotalonil más azufre para contrarrestar los problemas de enfermedades. Simultáneamente es conveniente aplicar Foltron plus (10-20-5) más elementos menores como folisisteina y ácido húmico.

La aplicación de fertilizantes foliares es especialmente útil en este período porque permite un mejor amarre de flores y desarrollo de los frutos.

Después del corte aplique un riego de auxilio, aplicando en el agua un fertilizante líquido a base de nitrógeno activado, para 12 a 15 días después realizar el segundo corte, aplicando fungicidas sistémicos o de contacto según sean las condiciones de clima y posibilidades de ocurrencia de enfermedades.

A los 15 días posteriores se recomienda dar el tercero y último corte, procediendo a más tardar dos semanas después a la destrucción de las socas, para evitar que se conviertan en hospederas de plagas o enfermedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *