En su más de sesenta años de existencia, la Junta Local de Sanidad Vegetal del Valle del Fuerte ha pasado por una serie de transformaciones que implican no solamente su nombre sino también sus servicios, su compromiso con los productores agrícolas y sus instalaciones que hoy son ejemplo en todo Latinoamérica y que al favorecer la fitosanidad del valle, garantizan mejores cosechas y abren los mercados mundiales a la exportación de Sinaloa.

Primero como Comité de Defensa Agrícola, luego como Patronato para la Investigación, Fomento y Sanidad Vegetal del Valle del Fuerte y actualmente como Junta Local de Sanidad Vegetal del Valle del Fuerte, este organismo ha dado un salto impresionante en instalaciones, visión y servicios.

Gracias a la infraestructura humana y material con la que cuenta, realiza diversas campañas y programas fitosanitarios. Para facilitar la atención oportuna y eficiente, se tiene subdividida la zona de influencia en 10 zonas fitosanitarias con igual número de profesionales multidisciplinarios, responsables de la programación, ejecución y validación de cada uno de los programas que permiten mantener bajo control las principales plagas y enfermedades en los cultivos, además de prestar servicio de asesoría técnica directa a nuestros productores, la vigilancia constante en cuanto a respeto a las fechas de siembra autorizadas y destrucción oportuna de la socas o residuos de los cultivos.

El más reciente logro es la Unidad Tecnológica Fitosanitaria Integral –UTEFI-, única en su género en latinoamérica, que cuenta con diversas instalaciones de servicio en donde destacan: un laboratorio reproductor de insectos benéficos, donde se producen el parasitoide tricograma pretiosum, así como los excelentes depredadores crisoperla carnea y coleomegila maculata, que durante todo el año se producen y liberan masivamente en nuestra jurisdicción, sin costo adicional a los productores.

Recientemente fueron adquiridos y puestos en operación, un avión ultraligero, con el que se realiza la liberación más rapida de los insectos benéficos en toda nuestra jurisdición, así como dos drones, los cuales sirven para programarlos y usarlos en la detección oportuna de problemas fitosanitarios, lo que redundará en acciones de control en forma más rápida y eficiente.

El laboratorio de diagnóstico fitosanitario, está acreditado por EMA y aprobado por la Secretaría de Agricultura, el cual presta un excelente servicio a los productores, empresas y técnicos de la región, del estado y otras entidades, en el diagnóstico oportuno de hongos, virus, bacterias, nematodos, entomología y maleza; además contamos con un laboratorio de producción del hongo benéfico Tricoderma, el cual es entregado a los productores para la inoculación de los suelos con el fin de eliminar los fitopatógenos.

Tambien se cuenta con un laboratorio especializado de investigación, validación y control de rata de campo y otros roedores; una planta moderna formuladora de rodenticidas para acciones de control de rata de campo, combinado con trampeo masivo y el control cultural; así como un bioterio, donde se realizan pruebas de efectividad biológica de los rodenticidas para garantizar los mejores resultados en el campo.

El servicio de asistencia técnica a los productores agrícolas goza de excelente prestigio, gracias a la ética profesional de sus técnicos, su experiencia y constante actualización en cursos de capacitación regionales y nacionales que les permiten la toma de decisiones en beneficio de la agricultura regional; ellos participan en la realización de las diferentes campañas y programas fitosanitarios; en proyectos de investigación, experimentación y validación, en la búsqueda de soluciones a la problemática fitosanitaria, todos ellos portan un celular con un software especializado que le permite generar los datos de campo y enviarlos a los productores automaticamente.

La JLSVVF cuenta con 30 vehículos para el personal técnico que supervisa a diario las distintas zonas de producción de nuestra zona de influencia; un departamento de divulgación y vinculación donde se generan trípticos, carteles y spots dirigidos a los productores agrícolas y técnicos de la jurisdicción, además de una publicación agrícola, al servicio del sector.

En la sala de capacitación, equipada con una cámara de video para conferencias, sonido e imagen de alta definición, los técnicos reciben actualización y retroalimentación constante, lo que permite emitir alertas fitosanitarias y prevenir a los productores agrícolas de la presencia de plagas y enfermedades, antes que su daño sea irreversible.
El reto principal de la JLSVVF es mejorar la fitosanidad del Valle del Fuerte y de Sinaloa, la calidad de los alimentos que se producen, la salud de los habitantes y el medio ambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *