Pudrición carbonosa - Macrophomina phaseolina
Signos de la enfermedad en soya (Martin Draper, USDA-NIFA, Bugwood.org)

 

Nombre vulgar

Podredumbre carbonosa del tallo

Tipo de plaga

Hongos y/ó Pseudofungis

Descripción biológica

Este hongo forma microesclerocios pequeños, globosos, de color negro. Estos cuerpos son muy numerosos, otorgándole a los tejidos un color negro-grisáceo. Los esclerocios constituyen el principal medio de supervivencia del hongo.

Se caracteriza por ser habitante del suelo y sobrevive en los residuos de cosecha en forma de micelio y microesclerocios; éstos pueden permanecer hasta cinco años en el suelo, sin perder su poder germinativo.

Ciclo patológico de Macrophomina phaseolina.

Signos y síntomas / Daños

Los principales síntomas son pudrición de raíz y secamiento total de la planta. En los tallos al inicio se observan manchas rojizas, que cubren gran parte de éste. Puede haber defoliación prematura y poca turgencia de vainas. Al secarse la planta adquiere un color pajizo y las manchas se tornan de color negro debido a la formación de gran cantidad de microesclerocios.

Se pueden observar síntomas de la enfermedad en todas las etapas del cultivo. La semilla infectada puede mostrar manchas negras de tamaño diverso en las rajaduras o sobre el tegumento. Las semillas infectadas usualmente originan plántulas débiles que mueren a los pocos días. Las plántulas infectadas suelen mostrar una decoloración marrón rojiza en la porción emergente del hipocótile. El área decolorada se torna marrón oscura o negra y las plántulas afectadas pueden morir bajo condiciones ambientales cálidas y secas.

Infecciones posteriores al estado de plántula suelen provocar síntomas no visibles hasta mediados del ciclo del cultivo. Las plantas inicialmente muestran síntomas no específicos, tales como menor tamaño de hojas, menor altura y otros relacionados a pérdida de vigor.

A partir de floración aparecen los síntomas más característicos de la enfermedad. En los tejidos epidérmicos y subepidérmicos  de las raíces y parte inferior del tallo se aprecia una coloración  grisácea, provocada por la presencia de numerosos microesclerocios oscuros.

Estos pequeños esclerocios no aparecen en cantidad hasta que las plantas comienzan a morirse, sugiriendo que su presencia implica la muerte de las células de los tejidos invadidos.

Condiciones predisponentes

La infección es favorecida por condiciones que producen estrés de las plantas, en general por temperaturas altas (28 a 35 ºC) y baja humedad edáfica o sequía, especialmente durante los períodos reproductivos de las mismas.

Alta relación carbono-nitrógeno favorece la acción del agente causal de esta enfermedad. Esta situación se ve favorecida en los cultivos de soya de segunda procedidos por trigo, avena o cebada, que aportan abundante rastrojo a esos lotes.

Manejo de la enfermedad

Actualmente no existen fungicidas sistémicos que se movilicen hacia la raíz, para interactuar con los patógenos que allí establecen su infección, lo que limita su manejo. No existen tampoco niveles adecuados de resistencia genética para un control efectivo de la podredumbre carbonosa del tallo. Por lo tanto, se recomiendan una serie de prácticas culturales para minimizar los daños que causa.

Semilla

Es muy recomendado el uso de semilla certificada, libre del inóculo de la enfermedad.

Rotación de cultivos

La enfermedad alcanza mayor severidad en lotes en los que se siembra soya año tras año. Por lo tanto, se recomienda realizar una rotación de cultivos para reducir el inóculo primario del patógeno.

En la elección de los cultivos a tener en cuenta para la rotación, se debe considerar especialmente que, a diferencia de la mayoría de los patógenos vegetales que suele estar limitado a un solo hospedante, M. phaseolina es un patógeno polífago.

Así, puede afectar tanto a soya como a maíz, cultivos que se suelen incluir en la rotación de cultivos. En maíz produce una podredumbre del tallo, aunque se trata de un hospedante menos susceptible que la soya. Por lo tanto, la rotación debería ser con cultivos no hospedantes, aunque podría también incluir a aquellos que son hospedantes menos eficientes que la soya.

En suelos altamente infestados, pueden llegar a ser necesarios hasta 3 a 4 años sin soya para poder reducir los niveles de inóculo. Para esto se recomiendan rotaciones con cereales o algodón por 1 a 2 años, o maíz o sorgo por no menos de 3 años. Una vez que se reduce la población del patógeno a un nivel aceptable, por ejemplo 15 microesclerocios por gramo de suelo, es factible mantener niveles tolerables de infestación con rotaciones de un año con cualquiera de estos cultivos.

Fertilidad del suelo

Será importante asegurarse que los cultivos tengan adecuados niveles de fósforo y potasio disponibles, para así favorecer un crecimiento vigoroso y evitar estrés en las plantas. Aplicaciones de fertilizantes no controlan la enfermedad pero sí disminuyen la severidad de las pérdidas.

Fecha de siembra

En siembras tempranas se produce un rápido crecimiento y cierre del follaje, lo que a su vez reduce las temperaturas del suelo. De este modo se evitan las condiciones ambientales que favorecen al patógeno.

Densidad de siembra

Se recomienda evitar altas densidades de siembra. Un número excesivo de plantas aumenta el estrés del cultivo por la competencia entre plantas, y por lo tanto lo predispone a la enfermedad.

Labranza

La labranza cero o siembra directa resulta de importancia en el manejo de esta enfermedad. Esta práctica, en relación con la labranza convencional, tiende a incrementar los niveles de humedad edáfica y a disminuir la temperatura del suelo.

Riego

En aquellos campos que dispongan de las instalaciones necesarias, se recomiendan riegos tanto un mes previo a la siembra, para disminuir los niveles de inóculo, como durante el ciclo de cultivo, para evitar estrés hídrico.

 

Cultivos y órganos afectados

Chile: Hojas, Plántulas, Raíces, Semilla botánica, Tallo
Cártamo: Tallo
Calabaza: Frutos
Fresa: Corona, Raíces
Soya: Raíces, Semilla botánica, Tallo
Algodón: Raíces, Tallo
Girasol: Frutos, Raíces, Tallo
Linaza: Plántulas
Olivo: Tallo
Frijol: Hojas, Raíces, Semilla botánica
Chía: Tallo
Ajonjolí: Hojas, Raíces, Tallo
Berenjena: Corona, Raíces
Sorgo: Raíces, Semilla botánica
Arándano: Ramas, Raíces, Tallo, Tronco
Maíz: Planta entera, Semilla botánica

Taxonomía

Reino: Fungi
División: Ascomycota
Clase: Dothideomycetes
Orden: Botryosphaeriales
Familia: Botryosphaeriaceae
Género: Macrophomina
Especie: M. phaseolina

Fuentes

http://www.sinavimo.gov.ar/plaga/macrophomina-phaseolina

http://www.agroparlamento.com.ar/agroparlamento/notas.asp?n=0644

 


Más imágenes sobre Pudrición carbonosa:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *