EXPOCERES 2018 – Planeación, clave para una agricultura justa

Guillermo Elizondo Collard, presidente de Grupo Ceres.

Propuestas del Ing. Guillermo Elizondo, en la inauguración de la Expo Ceres 2018

Bajo el lema de la capital del agroconocimiento, la Expo Ceres 2018 que celebró sus primeros 25 años de realizarse de manera ininterrumpida, fue todo un éxito desde el punto de vista de expositores participantes y público asistente, principalmente agricultores y técnicos que aprovecharon un amplio programa de conferencias donde se abordaron temas de tecnología, financiamiento, política agrícola y maquinaria y equipos especializados para el campo.

En el acto inaugural, el Ing. Guillermo Elizondo Collard aprovechó el foro para hacer una serie de propuestas para mejorar la actividad, la cual dijo “desde hace tiempo, está inmersa en muchos problemas que no se solucionarán con paros, manifestaciones, tomas de casetas, ni presiones de diversa índole, las soluciones las encontraremos a través del diálogo entre las autoridades y los organismos privados involucrados”.

El gobernador Quirino Ordaz Copel, quien encabezó el evento inaugural aseguró que recoge las inquietudes y dio instrucciones al secretario de Agricultura Estatal y al delegado de SAGARPA, Juan Haberman y Patricio Robles, respectivamente, para que se organicen reuniones de análisis a efecto de buscar solución a los muchos problemas del campo.

En su mensaje, el Ing. Elizondo subrayó que “desde hace muchos años, ha bajado en forma continua el apoyo real al sector agropecuario. La agricultura, por su importancia, debe ser considerada estratégica para el desarrollo del país, ya que genera divisas, aporta empleos, produce los alimentos que requerimos los mexicanos y debe ser atendida por el gobierno en forma preferencial, con reglas que permitan al productor una rentabilidad razonable por su trabajo”.

Expuso que es prioritario que la agricultura a nivel nacional, no se administre por sexenios ni por ciclos agrícolas, lo que se requiere es una planeación disruptiva a 20 años, que permita tener objetivos y metas claras y que todos los involucrados le den continuidad al proyecto.

Esta es parte de su discurso:

“La propuesta no es hacer un solo plan agrícola nacional sino dos, uno para las zonas donde se practica la agricultura comercial productiva como en Sonora, Sinaloa, el Bajío, Jalisco, etc., en donde el pequeño propietario y el ejidatario utilizan tecnología moderna y sus campos tienen el mismo nivel de productividad, donde se exporta y se pone valor agregado a las cosechas.

“El otro plan, totalmente separado del anterior, debe ser hecho para la agricultura del minifundio, del autoconsumo, donde se usa poca o nula tecnología y que está sumido en la pobreza; a estos campesinos, debemos darles educación, soluciones políticas a la propiedad de la tierra, organización, financiamiento, tecnología, precios justos y no darles paliativos en forma de insumos, que la mayoría, desgraciadamente, no saben usar y por supuesto, ofrecerles extensión agrícola oficial para sacar a estos mexicanos del abandono, convirtiéndolos en productores comerciales.

“Bajo la dirección del Gobernador, Quirino Ordaz Coppel, se deben iniciar cuanto antes los trabajos de planeación, debatirlos y llegar a un acuerdo amplio para tener un rumbo y que los procesos estén bien delineados y le permitan prosperar a toda la cadena productiva, para que cuando estén listos, proponerlos al próximo presidente de la república y este será, sin lugar a dudas, el camino para tener una agricultura justa, innovadora, tecnificada y productiva.

“Los temas son muchos para tratarlos aquí, pero sí quiero enfocarme en los cuatro que considero más importantes: primero, investigación: todos los países están aumentando sus programas de investigación, donde es necesario invertir mínimo el 1% del Producto Interno Bruto nacional y por ello, Israel, Corea del Sur y Japón invierten cada uno más del 4%. México en el actual sexenio solo ha gastado 0.46% y el estado de Sinaloa durante el sexenio anterior sólo alcanzó el 0.33%. México no debe rezagarse en este rubro, que es la pauta para el desarrollo.

“El segundo tema es el agua: en el país hay regiones áridas y húmedas. En Sinaloa, con sus once ríos, nunca deberíamos padecer por falta de agua, ni aún durante épocas de sequía. Hay acuerdos aprobados y firmados por todas las autoridades y organismos interesados, que si se ponen en vigor disfrutaremos en el futuro de épocas productivas y seguras. Pedimos con insistencia que se implementen y entre ellos ya está incluido que se cobre el agua para la agricultura por volumen y no por superficie y así evitaremos que los drenes vayan rebozando tirando agua al mar. Además, se deben revisar los títulos de concesión, estatutos, reglamentos de las concesionarias, de los distritos de riego y de la ley de aguas nacionales.

“El tercer tema es el financiero: la política monetaria del banco de México para contener la inflación ha traído como consecuencia un encarecimiento en el costo financiero para los productores agrícolas, actualmente las tasas de interés rondan en niveles del 13% al 18%, lo que hace imposible que nuestros productores compitan a nivel internacional, pues los agricultores de Estados Unidos obtienen financiamientos a tasas cercanas al 1%. Es necesario una política de apoyos en tasas a los productores, la cual deberá de trasladarse a través de todos los intermediarios financieros que atienden el sector y no sólo a través de las instituciones del gobierno, para evitar la competencia desleal entre los intermediarios. Deben promocionarse más los créditos prendarios y los reportos, donde los bienes financiados sirvan como garantías de los créditos, otorgando así, liquidez al campo mexicano. El gobierno federal, a través de las instituciones de banca de desarrollo, debe continuar fondeando a los intermediarios financieros no bancarios que atienden al sector. Las instituciones de política pública deben fortalecerlos, desarrollarlos y no obligarlos a financiarse con recursos más caros que representan un costo más alto para el productor final.

“Y por último, la comercialización de la producción agrícola, aunque todavía no sabemos el resultado de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio y que están llevando en forma mancomunada de una manera muy efectiva el sector privado y el gobierno, se debe programar a largo plazo, lograr que el productor tenga los apoyos que le permitan competir globalmente igualando las condiciones de trabajo, costo del financiamiento e insumos y pueda recibir el valor de su cosecha en forma oportuna; de tal manera, que se logre para el productor, el financiero, el comercializador y el industrial, una operación segura y rentable”.

Y concluyó: “Recuerdo cuando hace 25 años nació la primera Expoceres, que consistió en una pequeña carne asada. Gracias al personal de Grupo Ceres, al equipo organizador de la Expo; pero sobre todo, a los investigadores, productores, patrocinadores y expositores, hemos crecido y nunca hemos perdido nuestro objetivo: ser un vínculo para el conocimiento, la tecnología, los negocios y la innovación en beneficio del productor”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *